Educación Sexual > Trastornos y Enfermedades

Satiriasis

Escrito por Covadonga / 4 de marzo de 2009

Hace muy poco os hablamos del problema de la ninfomanía, que es la hipersexualidad de las mujeres, sin embargo, el hombre también cuenta con una patología similar, con características muy parecidas que es conocida como satiriasis.

No cabe duda que el tener relaciones sexuales o prácticas relacionadas como la masturbación, resultan altamente placenteras para la gran mayoría, por lo que esas ganas y deseo de satisfacer esas necesidades surgen en numerosas ocasiones, algunas de manera consciente y otras de forma inconsciente. Sin embargo, para la mayoría existe cierto orden en este aspecto, un tiempo, lugar y persona.

El sexo es algo natural, y cada persona decide, al ser dueña de su cuerpo, qué es lo que hace con él siempre y cuando no afecte de forma negativa a la persona con la que lo practique.

Adicción al sexo incontrolable

Sin embargo, el tener relaciones sexuales o prácticas en exceso, siempre tiene sus consecuencias, y no siempre tienen por qué ser positivas, incluso, no es algo que se controle en algunos momentos. Va más allá de si está bien visto o no el que alguien sea promiscuo o adicto al sexo, que son dos cosas muy diferentes.

Los síntomas son rápidamente perceptibles: la persona tiene deseos inmoderados por practicar sexo, sin importarle si la otra persona, sea su pareja o no, alcanza algún tipo de satisfacción o placer; incluso es capaz de obligar a alguien a tener relaciones, ya que al igual que sucede con la ninfomanía pierde el control de su voluntad en materia sexual; experimenta múltiples cambios de pareja y busca la pornografía sin importarle si esta es adulta o infantil.

Otro factor a destacar es que se pueden acreditar actitudes de alguna otra modificación de la conducta, que pueden tener graves consecuencias si se mezclan con drogas o alcohol.

Graves consecuencias

Por eso es muy importante asumir que la adicción sexual no es únicamente la necesidad tener relaciones a todas horas, sino el cómo afecta en la vida cotidiana. Las pérdidas no se producirán solamente en el aspecto sentimental sino también en el económico.

Si el problema se detecta tiene tratamiento, aunque es complejo que se resuelva del todo, ya que siempre existe la posibilidad de una recaída debido a que en su mayoría la causa que lo provoca suele ser genética.

Que a una persona le apetezca tener sexo a diario no significa que esté enferma, sin embargo, para poder lograr una satisfacción plena de esas necesidades, su pareja tendría que contar con esas mismas características, de no ser así, nunca se debe forzar a nadie a mantener relaciones.

Tags: , , ,

4 comentarios

  1. juan lopez

    mi problema es similiar a lo descrito anteriormente como puedo resolver esa situacion que me hagobia y me tiene muy preocupado ya no se que hacer para no ser una persona satirisis

  2. ruben

    mi problema es parecido, como puedo resolver mi problema

  3. lamper

    me gusta hacer el amor con mi esposa a diario y a veces me dice que no quiere más sin embargo e complace y eso me hace sentir mal pues creo que noes el deber ser sim embargo siento deseo es por ella y no soy promiscuo no quiero aburrirla y quiero saber si este sintoma es satiriasis amo a mi esposa pero es que me excito al tocarla y verla tenemos 20 años de casado pero me preocupa que esta actitud la turbe.

  4. ricardo samaniego

    Mi problema viene cuando los deseos sexuales se intensificaron es decir desde los 20 tengo casi cuarenta y por adiccion al sexo me he resagado en mi vida y es bastante frustrante no sentaba cabeza no segui la universidad trabajaba poco y solo me interesaba tener relaciones sexuales dios mio nunca me imagine que esto me iba a pasar a mi.

Deja un comentario