Al Rojo Vivo > Mitos y Leyendas sobre el Sexo

Mitos y prejuicios en torno al sexo I

Escrito por Covadonga / 3 de febrero de 2009

La sexualidad ha sido siempre centro de conversaciones a lo largo de toda la historia y en cualquier parte del mundo. La influencia de las religiones ha hecho que en numerosas ocasiones se imposibilite la naturalidad a la hora de disfrutar del sexo o simplemente, hablar sobre ello.

Cuando hablamos de mitos y prejuicios sobre el sexo nos referimos a mentiras o interpretaciones falsas que durante generaciones, han ido pasando de unos a otros haciendo fuerte el refrán de: “Una mentira mil veces repetida se convierte en verdad”.

El sexo más sucio

Existen diferentes maneras de clasificar este tipo de invenciones. Las más notables las siempre tienen el mismo gérmen, la religión. De ahí que durante muchos años –incluso en la actualidad– se afirma que la única función del sexo es la de la reproducción.

Sin embargo, existen otro tipo de “aplicaciones” que se le pueden añadir. Por ejemplo, la capacidad de demostrar los sentimientos por otra persona, alcanzar el placer o dar y recibir afecto.

Otra de las equivocaciones más comunes es la de que la sexualidad se vive exclusivamente practicando la penetración del pene en la vagina, dando por hecho que el placer se obtiene únicamente de esa manera. Nada más lejos de la realidad.

Una caricia, explorar el cuerpo de la otra persona, el sexo oral o la búsqueda del placer a través de los cinco sentidos puede llevar al climax de la misma manera que la penetración.

Placer y normalidad

Este tipo de prejuicios lo único que consiguen es hacer creer que el sexo y la búsqueda del placer es algo sucio e indecente, lo que provoca sentimiento de culpa en aquellas personas que quieren disfrutarlo, pero que se ven sometidos a las “leyes” religiosas que les frena en sus necesidades más naturales.

De ahí salen mitos como los siguientes: “a las personas que se masturban les salen granos o se pueden incluso quedar ciegos” o “una chica decente no debe pensar en el sexo“.

Esta última afirmación nos lleva al más profundo e instaurado de los prejuicios hasta el día de hoy: la discriminación por cuestión de sexo. Pero sobre eso hablaremos en el siguiente capítulo sobre mitos y prejuicios en torno al sexo. Seguro que alguna de las frases de las que hablaremos entonces a más de uno le resultan familiares.

Tags: , , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario