Al Rojo Vivo > Placeres Sexuales

Intercambio sexual, cambio de pareja

Escrito por Patricia Castellanos / 13 de septiembre de 2010

Una nueva forma de entender la sexualidad está en el intercambio de parejas. Una práctica muy común desarrollada en locales especializados o en la propia vivienda, donde es necesario tener una mente abierta y dejar los celos a un lado.

Screenshot elmundo.es

Una nueva forma de entender la sexualidad está en el intercambio de parejas. Una práctica muy común desarrollada en locales especializados o en la propia vivienda, donde es necesario tener una mente abierta y dejar los celos a un lado.
También conocido como ‘swinging’, este estilo de vida consiste en intercambiar actividad sexual con otra pareja o con una sola persona. Una actividad en la que el amor no tiene cabida, solo el sexo es aceptado, y que, por supuesto, tiene el consentimiento de todos los miembros que la realizan. Pero, como todo juego, el intercambio sexual también tiene sus normas.

El juego del intercambio

Esta práctica sexual se lleva a cabo entre parejas con algún tipo de compromiso (novios, matrimonio, pareja de hecho, etc.), que intercambian actividad sexual con una pareja de características parecidas o con un solo individuo. Sin embargo, no es raro encontrarse con parejas de amigos que simulan ser algo más para participar en el juego.

Existen varias formas y lugares donde poder llevar a cabo el intercambio. Una de ellas es acudir a un local especializado en el tema. Hay muchos de ellos por toda España, así que encontrarlos no será ningún problema. En este lugar se reúnen parejas que van en buscar de sexo con otras personas. En ellos nos podemos encontrar una sala común donde las parejas se conocen y ultiman las reglas del juego. De ahí acuden a las salas privadas o de juegos, donde poder dar rienda suelta a sus fantasías.

Otro de los lugares donde realizar el intercambio son locales externos. Esto son bares o pubs que no están habilitados para llevar a cabo la actividad sexual, pero sí para que las parejas se conozcan y queden en otro lugar para practicar sexo. Quedar a través de internet, donde se conoce como el ‘movimiento swinger’, es otra de las formas de conocer gente que quiere hacer el intercambio y una de las más comunes actualmente. Incluso existen organizaciones que realizan quedadas, vacaciones y fiestas para los swingers.

Durante el intercambio, se pueden llegar a distintos niveles. Se puede observar como lo hacen otras personas, ser observado por tu pareja mientras mantienes relaciones con otros, practicar sexo oral sin llegar a la penetración o tener relaciones completas. Y en estos niveles pueden participar varias personas, no todo queda en el círculo de una pareja. Todo esto bajo la norma de “solo tocas si participas”, no vale solo mirar y tocar…

Como en toda práctica sexual, aquí también hay riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual. En muchos de los locales de intercambio una regla principal es usar el preservativo, pero esto debería ser algo obligatorio, no solo por parte de locales, sino por la de los propios participantes.

Lenguaje y reglas del juego

El intercambio también tiene su propio lenguaje para saber si una persona está dispuesta hacer el intercambio o si quiere ser parte del juego sexual. Poner la mano sobre el muslo de una persona para hacerle saber el deseo de mantener relaciones con ella, quitársela para rechazarle o darle un toque en el hombro son algunos de los signos que utilizan los swingers.

La regla principal en estos encuentros es no mezclar sentimientos y sexo. En esta actividad no se involucran el cariño o el amor. Se trata de sexo, donde el único lazo afectivo es el que se tiene con la pareja sentimental. Por tanto, es un acuerdo entre ambos, una forma de enriquecer su vida sexual; siempre dentro de los límites del respeto y de la confianza dentro de la pareja.

Para realizar esta práctica, hay que estar muy seguros sobre qué es el intercambio. Si se tienen dudas sobre la pareja o nos vamos a sentir celosos, mejor no embarcarse en esta aventura. Hay que tener en cuenta que todo puede pasar, existe la posibilidad de conocer gente nueva que nos atraiga más, pero puede pasar en un intercambio o en el bar de la esquina. Por lo tanto, antes de hacer nada, poner límites en la práctica del swinging, como llegar tan solo al sexo oral, es importante para no crear una crisis existencial en la pareja.

Tags: , , , , , ,

1 comentario

  1. Yamila

    Sin lugar a duda que es interesante.
    A mi pareja la ha potenciado sexualemente.
    lo hacemos de a tres o cuatro, porque de a mas, me resulta dificil.

Deja un comentario